Ahora conozco el secreto de hacer la mejor persona: crecer bajo el aire abierto y comer y dormir con la tierra.

Walt Whitman

El ama de The Drymen Inn es encantadora.

Había tres mesas ocupadas desayunando a primera hora, dos parejas y yo. La mía, junto a los ventanales. Estaba ausente mirando como llovía cuando me ha traído los huevos revueltos. Llueve, me ha dicho. Ha cogido una silla, y me ha explicado que abrieron hace unos meses, que hizo un marzo y un abril muy cálidos, que ella ha hecho el West Highland Way entero un par de veces… Viajar solo hace que la gente te ofrezca algo más de proximidad, un poco más de simpatía, un poco más de amabilidad. En definitiva, un poco más de humanidad.

Me ha costado, pero he tenido que abandonar la calidez de The Drymen Inn por la lluvia y el viento escocés.

Rowardennan Forest · The West Highland Way

Empezando el segundo día, de Drymen a Rowardennan

Saliendo de Drymen hacia Rowardennan debemos tomar la carretera, quedando completamente al alcance de las rachas de viento. Al cabo de unos minutos, el camino gira a la derecha, bordeando el bosque High Wood, al que más adelante se adentrará plenamente, para luego seguir por Garadhban Forest. Del primer bosque se extrae madera, dándole, en algunas ocasiones, un aire apocalíptico total. Aquí, al abrigo del viento, la lluvia casi ni ha molestado, y el camino ha transcurrido por una pista forestal asfaltada que se ha ido cubriendo de una finísima capa de barro que los caminantes hemos ido esculpiendo. Finalmente, el camino llega a una bifurcación: hacia la izquierda quien tenga perro o no quiera bordear Conic Hill (una ascensión de unos 300 metros), y recto quien quiera seguir el camino auténtico.

La chica inglesa que caminaba con las manos en el bolsillo y había pasado por sobre la pared de un puente como si nada, ha decidido tomar el camino fácil. Yo he seguido recto, hasta encontrar una cerca de estas para el rebaño, pero que parece que también para el viento: nada más salir del bosque cruzando la valla, el paisaje ha cambiado repentinamente, los árboles y el verde han desaparecido, y todo se ha vuelto marrón, árido y seco, aunque los dos últimos adjetivos son del todo erróneos. También el tiempo se ha endurecido, el viento ha vuelto con mucha fuerza, llevando la famosa lluvia de lado escocesa.

Connic Hill y Loch Lommond

Desde este punto, la ruta bordea Conic Hill, una colina de 350 metros que la lluvia, y sobre todo el fuerte viento, han convertido en bastante duro. Cuando soplaba de lado, desequilibraba, y cuando lo hacía de cara, te obligaba a dar un paso o dos atrás. Justo antes de que el camino inicie la bajada, está la ruta de ataque a la cumbre, que solo hacían los que iban con mochila pequeña o sin.

El descenso es suave, y pronto ha hecho olvidar el abductor del muslo derecho, la ampolla del pie izquierdo, las botas llenas de agua, y la mochila que ya volvía a pesar: ver aparecer el Loch Lomond detrás Conic Hill lo cura todo. Aunque sea en blanco y negro.

El Loch Lommond vist des de Connic Hill · The West Highland Way

La visión del lago Lomond acompaña relativamente poco, pues pronto el camino entra en un espacio protegido, el Millennium Forest, que es un bosque espectacular. Justamente entrando en el bosque, ha dejado de llover, así que he aprovechado para sacarme capucha, gorra, guantes, la réflex, hacer fotos y distraerme mientras picaba un poco. Distraído, se me ha acercado un grupo de cuatro personas mayores (es difícil saber la edad de la gente cuando van cubiertos con una capucha) y la mujer me ha preguntado si estaba perdido. Tranquilamente he llegado al Visitor Centre de Balmaha, recuperando la visión del lago Lomond, que ya no abandonaré hasta dentro de dos días.

Llegando a Rowardennan

A partir de Balmaha, mitad de la ruta de hoy, el camino va recorriendo el borde del lago suavemente, hasta llegar a Rowardennan Forest. Aquí empieza un tramo realmente duro: a los 15 kilómetros ya hechos, se añade el hecho de subir y bajar una serie de montículos que para machacar los muslos van de maravilla. Además, muchos tienen tramos de escaleras, que aún empeoran más la situación. En uno he encontrado a una pareja, él con gorra y coleta, y ella con melena canosa y sentada en las escaleras, reventada. Faltan unas cinco millas, me ha dicho.

No està gens malament el "jardinet" de l'alberg Rowardennan Lodge · The West Highland Way

No me la he creído aunque no se ha equivocado de mucho. Casi una hora larga después, he llegado al Rowardennan Lodge, un fantástico albergue de los Youth Hostel. Estaba lleno de gente con la que coincidimos en Milngavie, en Drymen, y con quien nos hemos ido avanzando a ratos. También hay muchos Compeed, vendas compresoras, tobilleras, muslos y rodilleras. Ha sido un día duro, decimos todos, en inglés, aunque no sea el idioma de muchos.

Será la última vez que tantos de los que empezamos volvamos a coincidir.

Galería fotográfica

Las fotos del camino de Drymen a Rowardennan

La ruta, al detalle

Mapa y perfil por donde transcurre el West Highland Way entre Drymen y Rowardennan

Total distance: 27269 m
Total climbing: 3385 m
Total descent: -3440 m
Tiempo total: 08:19:31