We twa hae run about the braes,
and pu’d the gowans fine;
But we’ve wander’d mony a weary fit
sin auld lang syne
Robert Burns

Auld Lang Syne

Se llamaba Pepe y era de Badajoz. Llegó a Fort William hace dieciséis años, huyendo de un divorcio, con la intención de estar unos meses. Pero encontró una gallega, y ya no volvió. Es taxista y propietario de una pequeña compañía de taxis, padre de dos criaturas escocesas, y tiene una clienta que se gasta la ayuda para alcoholismo en el bingo y con el taxi que la lleva, puesto que es abstemia.

Pepe me ha llevado de Fort William a Kinlochleven. Había un bus a las 07:50, y otro a las 10:25. Como he llegado a la estación a las 08:10, no me ha quedado otra opción que gastarme £ 45 para poder empezar a andar a una hora decente. La empresa de buses ha recortado un 20% la frecuencia de paso en ver recortadas un 20% las subvenciones que recibía por parte del Council de Fort William. Y los principales recortes han sido el domingo. Si queréis que os diga la verdad, ni lo sé, que es domingo.

Cap allà · The West Highland Way

En Fort William lloviznaba y en Kinlochleven también. He ido al supermercado, que los domingos también está abierto, para comprar un bocadillo y sellar el Passport, que solo tengo tres sellos gracias a haber pensado en ello tan a menudo. En el supermercado me han dicho que el sello lo he de ir a buscar a la oficina de correos, y los domingos cierran. No sé si realmente ha entendido el sello que buscaba, pero es igual, no vendrá de uno menos y tenía ganas de empezar a andar.

Arrancando el último día: hacia Fort William

El camino cruza Kinlochleven por la parte norte, siguiendo la misma carretera, la B 863. La abandona unos cientos de metros después de dejar el pueblo, y se adentra por un bosque, ganando altura rápidamente, y, por tanto, con un pendiente considerable. Subiendo, me han adelantado dos hombres que parecían discutir entre ellos, sobre todo el que iba delante hacía pinta de estar bastante enfadado. El de atrás me ha parecido ser el holandés de Glenardran House, pero pensé que ya tenía que haber terminado la ruta.

Mientras el camino va ascendiendo por la ladera de Am Bodach y va ganando altura, las vistas sobre el lago Leven van ganando dramatismo, que dirían aquí. Al final, cuando el bosque se termina, el camino entra más hacia la montaña y el lago desaparece. A partir de este punto, el camino atraviesa el regazo de diferentes montañas, y no se entra en otro bosque hasta que se alcanza cerca de la mitad de la ruta. Por tanto, se queda completamente expuesto a los elementos durante unos 10 kilómetros. Y los elementos de Escocia, como ya sabemos, son, sobre todo, el viento y la lluvia, que han aumentado en cuanto he perdido la protección del bosque.

Tigh-na-sleubhaich · The West Highland Way

El camino va ascendiendo suavemente envuelto por montañas que empiezan a ser verdes, y por pequeños rebaños de ovejas que van apareciendo aleatoriamente. El agua que va cayendo ya forma arroyos que van cortando el camino, cada vez más frecuentemente y cada vez más anchos y difíciles de cruzar sin poner los pies dentro. Así, haciendo equilibrios sobre piedras y con una rodilla medio cascado, me he encontrado las dos chicas alemanas que había conocido saliendo de Inveroran. Me he alegrado de que, a pesar de la lesión, hayan seguido caminando y ya les falte poco para finalizar el West Highland Way. Y me han venido a la cabeza la pareja de Alemania, esperando que, en un par de días, también puedan llegar a Fort William.

A Lairigmór, el camino desciende hasta cruzar el recién nacido río Kiachnish, y se vuelve a subir para arriba. Aquí la lluvia ha dejado de caer, y el viento ha vuelto a soplar con fuerza, suponía que para dejarnos a todos bien secos para la llegada a Fort William. Pero no. La lluvia, cuando ya estaba bien seco, ha vuelto, y el viento no ha aflojado nada, así que de nuevo me he quedado empapado de pies a cabeza.

¿Veré Ben Nevis?

La lluvia ha parado llegando al valle de Glen Nevis, a unos 300 metros de altitud, y con muy buenas vistas a Ben Nevis, que estaba tapado por las nubes. He pensado que quizá el viento se las llevaría y podríamos disfrutar del privilegio de ver el pico más alto del Reino Unido de cerca. Pero no. El clima no perdona. Ni el último día.

Este tramo, aparte de mostrar la belleza de la alta montaña escocesa, también muestra la cara contraria: grandes extensiones de bosques talados. El paisaje, realmente, es devastador. Extensiones grandiosas de lo que antes eran bosques inmensos y ahora solo son cepas arraigadas que dan la sensación de un cementerio militar de estos de las películas de Vietnam.

Impresiona, sobre todo, cuando cruzas el bosque de Blars a’Chaorainn: lo que durante un buen rato es un bosque frondoso de árboles altos y gruesos, de repente se convierte en el espejismo de la destrucción a la que los hombres sometemos al planeta. Debería ser una zona de visita obligatoria, aunque quizás las fábricas de muebles no estarían muy de acuerdo.

Camí de Fort William · The West Highland Way

Llegando a Fort William…

Pasada esta zona de desolación total, se vuelve a entrar en el bosque, y ya no se abandona hasta casi llegar a Fort William. Aproximadamente a media ruta, hay un panel indicativo sobre la batalla de Inverlochy. Es uno de los pocos paneles de este tipo que hay en el camino. Mientras leía la derrota de los Campbell, ha llegado una chica de California que hacía el camino de norte a sur, sin mapa ni guía, con pantalones cortos y bien cargada. Otra que espero que pueda finalizarlo.

Aunque el cartel indique que este punto es la mitad de la ruta, parece mucho más cercano a Fort William que a Kinlochleven. Quizá por la protección que da el bosque, tal vez por las ganas de llegar, pero el camino se hace rápidamente, sobre todo a partir de Dùn Deardial, una antigua fortificación de los celtas y posteriormente los pictos, que fue quemada, y que ofrece vistas a Ben Nevis, y a partir de la cual se abandona el camino de cabras que es la antigua carretera militar para entrar en una pista asfaltada. Como las nubes seguían tapando Ben Nevis y seguía lloviendo con ganas, he seguido caminando obviando la visita histórica, que Fort William no podía estar muy lejos.

Y finalmente, el camino se desvía: recto se va hacia el Wallace Parking, y hacia la derecha nos conduce a una carretera. Una lástima que un camino tan espectacular termine con un par de kilómetros caminando por la acera de una carretera. La lluvia ha aumentado, y ha empezado a tronar. Y la carretera no acababa. Finalmente, empiezan a aparecer casas de forma regular, y ya tiene pinta a población. Y cuando la lluvia ya era intensa, a lo lejos ha aparecido el símbolo del antiguo final del camino.

… y a Gordon Square (en Fort William)

¡Por fin, el final!, exclama, con un inglés de marcado acento escocés, la chica que venía detrás de mí. No, no, aún debemos llegar hasta el centro, le digo. No he sido el único que ha llegado apuradillo a Fort William. Desde este punto hasta el centro de la ciudad todavía hay un kilómetro o más. Y qué kilómetro. Lloviendo a cántaros y con las botas llenas de agua, los pantalones, que no eran impermeables, completamente empapados, y la sensación de estar cargando cuatro o cinco kilos de agua, he llegado a High Street, la calle comercial. Solo había que cruzarla.

Y finalmente, al fondo, en medio de la lluvia, y con truenos de banda sonora, ha aparecido Gordon Square y la estatua Sore feet (pies llagados) con la compañía de un excursionista sentado, de pelo rojo y con barba, a quien no importaba demasiado mojarse un poco más. El nombre de la estatua no tiene nada de casual.

Sentado junto a una estatua, bajo un diluvio, mojado de pies a cabeza, con una tobillera, una rodillera, una muslera, un pie vendado y un hombro dolorido, ha terminado la grandísima experiencia del West Highland Way.

Y la felicidad ha sido inmensa.

Acabat el West Highland Way!

FIN

Galería fotográfica

Las fotos del camino de Kinlochleven a Fort William

La ruta, al detalle

Mapa y perfil por donde transcurre el West Highland Way entre Kinlochleven y Fort William

Total distance: 25852 m
Total climbing: 2712 m
Total descent: -2709 m
Tiempo total: 07:24:10